Saltar al contenido
OK SALUD – Mejor información. Mejor salud.
Tos

¿Cómo aliviar la tos en los niños?

La tos es una reacción del organismo que se provoca con el fin de expulsar entes externos o perjudiciales para el normal funcionamiento del sistema respiratorio. Esto quiere decir que no es perjudicial para la salud, sino todo lo contrario, pues ayuda a que los canales desde la desde la garganta, hasta la nariz o la boca estén despejados.

Sin embargo, cuando se convierte en un tema constante la tos posiblemente ocasione molestias como irritación o dolor. Y en los pequeños de la casa puede significar un problema insoportable, es por eso que a continuación te explicamos cómo aliviar la tos en los niños.

Causas de la tos en niños

Las causas de la tos pueden ser diferentes en cada caso, por eso es importante determinar qué es lo que está ocasionado la reacción para tratarla y acabar con ella. Las situaciones  más comunes tienen que ver con elementos externos como el polvo o contextos dónde el ambiente no está completamente limpio. Es por eso que es necesario tomar en cuenta las condiciones del lugar donde los niños pasan la mayor parte del tiempo.

El problema más constante en los niños con tos es que se convierte en una situación molesta e incómoda que puede causar síntomas adicionales como el vómito, irritación y, en el caso de recién nacidos, interrupción del sueño. La solución más fiable a estos males es visitar a un pediatra que pueda recetar el tratamiento adecuado.

Remedios caseros para curar la tos en niños

Sin embargo, no está de más tener algunos complementos fáciles de hacer y efectivos en su totalidad: los remedios caseros.

Para aliviar la tos el agua es completamente beneficiosa. Hay que hacer que los niños ingieran, al menos, 5 vasos de agua al día para que lubrique y refresque la garganta de irritaciones. También permite que la flema o las secreciones en general tomen una consistencia más fluidas.

Por otro lado, se puede colocar una cebolla en la habitación del niño durante la noche, justo de lado a su cama, para que sus olores hagan el trabajo de  descongestionar las vías respiratorias.

Tos nocturna

La tos puede empeorar cuando el niño está durmiendo, y esto puede resultar en un caso de insomnio infantil. Una manera de ayudar al niño (mayor a 1 año), a que pueda respirar mejor mientras está descansando, es colocando bajo su cabeza más almohadas.

Los humificadores son un elemento que puede ayudar al descongestionamiento de las vías respiratorias. Si no se cuenta con este aparato, se puede hervir un poco de agua y con mucho cuidado hacer que el niño respire el vapor.

También una cucharada de miel es beneficiosa para suavizar la garganta de la carraspera que genera la reacción de la tos. Si no se tiene miel en casa, es posible utilizar una alternativa con jarabe de maíz. Estos elementos pueden servir como un jarabe natural que ayudan a reducir la frecuencia de la tos y refrescan las vías respiratorias.

Si el bebé es menor de 12 meses no es recomendable hacer que ingiera miel, más bien puede empeorar en ellos sus síntomas y generarse una enfermedad que se conoce como botulismo.

Recomendaciones generales

También se debe evitar que los niños convivan en habitaciones cerradas o con escasa ventilación.

Las características más importantes de un remedio casero son: debe ser económico, ser eficiente y que ayude a aliviar al niño de su malestar.

Si el pequeño padece de goteo nasal lo más recomendable es utilizar una jeringa de pera para extraer la flema de la nariz del niño. Cuando la secreción comienza a tener una consistencia más líquida, quiere decir que el virus está siendo atacado.

Otra alternativa es utilizar enjuagues nasales, o gotas, cuando se le hace difícil al niño respirar.

Cuando se trata de niños mayores a dos años, es provechoso frotar ungüento o pomada mentolada sobre el pecho, el cuello y la nariz. El Vaporub para la tos es el más conocido para atender la patología, pues su efectividad en estos casos está comprobada.

Tipos de tos

Como en los adultos, en los niños la tos se puede presentar en uno de los cuatro tipos más comunes. Estos se pueden identificar fácilmente por sus síntomas:

Tos seca

También es conocida como improductiva y significa que no genera flema. Esta es provocada habitualmente por una gripe mal curada o el ingreso a los pulmones de entes externos como el polvo o la humedad.

Tos productiva

Este tipo es lo contrario a la anterior, porque puede identificarse cuando existe presencia de flema y la reacción se produce para expulsarla. Una de las enfermedades que pueden generarla es la bronquitis, pues en este caso la mucosidad se aloja en los pulmones.

Tos ronca

Es la que produce, como su nombre lo explica, afonía gracias a la carraspera de la garganta al expulsar aire de manera brusca y constante. En este tipo es normal padecer de enrojecimiento o irritación en las vías respiratorias.

Tos silbante

Es generada habitualmente cuando en niño padece de asma y por consecuente, le cuesta un poco más poder respirar.

Acudir a un especialista

Ahora bien, si ninguno de estos tratamientos alivia la tos, lo que se debe hacer de inmediato es acudir a un especialista, principalmente un pediatra.  También es recomendable hacerlo cuando:

  1. La flema tiene un aspecto extraño, con un tono verdoso o con sangre. Pues en esos casos puede estar sucediendo algo más grave que una simple reacción del organismo a un ente externo.
  2. Niños menores de 4 meses presentan cuadros de tos.
  3. Se dificulta constantemente la respiración, el niño puede estar padeciendo de asma Y no ha sido examinado.
  4. Cuando el periodo de vida de la tos es mayor a 10 días.
  5. Cuando, además de tos, existían síntomas de vómitos, fiebre o Inflamación.

Además de los remedios caseros, es importante aplicar tratamientos con medicinas pediátricas. Claro, sólo si es completamente necesario, pues lo que es una simple tos en adultos puede significar algo más grave para los niños.

Hasta los 6 años los pequeños pueden tomar medicamentos que sólo deben se recetados por el médico. Es decir, no es recomendable hacer que ingiera productos que pueden quitarle la tos a un adulto común, ya que en estos casos podría empeorar el estado del niño.